¿Qué son los aditivos alimentarios?

Alimentos saludables, procesados, aditivos... ¿Sabes lo que comes?

¿Qué son los aditivos alimentarios?

         Los encontramos a diario en prácticamente todos los alimentos que consumimos. Podemos verlos bajo nombres codificados como por ejemplo E-120 o con su nombre, como por ejemplo ácido carmínico. Pero….

Realmente, ¿qué es un aditivo alimentario?

Según la ley (RD 3177/1983) mediante la cual se aprueba la Reglamentación Técnico Sanitaria de Aditivos Alimentarios define el término aditivo de la siguiente forma:

“Se entiende por “aditivo alimentario” cualquier sustancia que, normalmente no se consuma como alimento en sí, ni se use como ingrediente característico en la alimentación, independientemente de que tenga o no valor nutritivo, y cuya adición intencionada a los productos alimenticios, con un propósito tecnológico en la fase de su fabricación, transformación, preparación, tratamiento, envase, transporte o almacenamiento tenga, o pueda esperarse razonablemente que tenga, directa o indirectamente, como resultado que el propio aditivo o sus subproductos se conviertan en un componente de dichos productos alimenticios”



          O dicho de otra forma, un aditivo es cualquier cosa que se le añade al alimento, que no sea un ingrediente común pero que sea necesaria su adición para la elaboración del producto. Pongamos un ejemplo: un bizcocho común que hacemos en casa puede contener harina, huevos, leche, aceite y levadura. Este bizcocho dentro de un par de días empezará a cambiar (por ejemplo, su textura se endurecerá, la miga se hará grumosa, etc.).

Si se quiere hacer este mismo bizcocho a nivel industrial, emplearemos los mismos ingredientes pero hay un inconveniente: el bizcocho no será consumido en dos días, por lo que se endurecerá, cambiará su sabor, incluso podría llegar a ser un alimento no seguro. Es aquí donde emplearíamos un aditivo, en concreto un conservante, para evitar el crecimiento de microorganismos en el bizcocho y afianzarnos de que es seguro consumir ese producto.

¿Cómo se regulan los aditivos alimentarios?

      Existen muchos tipos de aditivos, es por esto que para la legislación resulta más fácil decir qué aditivos están permitidos. No obstante, los aditivos permitidos a nivel continental, europeo y nacional pueden ser distintos. Esto es un aspecto muy importante donde la industria alimentaria debe estar actualizada en todo momento, para poder elaborar productos que cumplan las leyes de aquellos países a los que se destinan.

Existe multitud de legislación sobre aditivos alimentarios, la cual puede quedar muy resumida de la siguiente forma:

  • El Reglamento (CE) 1333/2008 sobre aditivos alimentarios, que establece la lista de aditivos que pueden ser empleados en alimentación, así como las cantidades máximas permitidas en los mismos. Este reglamento consta de posteriores reglamentos que lo modifican, introduciendo nuevos aditivos permitidos, eliminando los prohibidos y modificando las cantidades máximas. Esto siempre se realiza en base a estudios científicos, realizados por consejos en donde participan multitud de expertos en diversas ramas: toxicología, medicina, epidemiología, tecnólogos alimentarios, etc.
  • El Reglamento (UE) Nº 257/2010 de la Comisión, por el que se establece un programa para la reevaluación de los aditivos alimentarios autorizados, actualizando así el anterior Reglamento.
  • El Reglamento (CE) Nº 1331/2008 del Parlamento Europeo del Consejo, que establece un procedimiento de autorización común para los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios. Es decir, establece procedimientos generales para poder autorizar aditivos, enzimas y aromas alimentarios.
  • El Reglamento (UE) Nº 234/2011 de la Comisión, de ejecución del Reglamento (CE) Nº 1331/2008.
  • El Reglamento (UE) Nº 231/2012 de la Comisión, que establece las especificaciones para los aditivos alimentarios que contemple el Reglamento (CE) Nº 1333/2008. Es decir, establece los niveles de pureza, condiciones, etc. en los que se deben emplear los aditivos.

¿Cómo se clasifican los aditivos alimentarios?

La clasificación de los aditivos alimentarios se realiza empleando la letra E seguida de tres dígitos. El primer dígito indica al grupo al cual pertenece el aditivo (conservantes colorantes, edulcorantes, etc.) mientras que los dos siguientes dígitos terminan de identificar al aditivo en cuestión.  Adicionalmente, se pueden encontrar aditivos que después de la tercera cifra tienen una letra “i”, o incluso más de una. Esto se debe a que existen aditivos cuyo compuesto activo es el mismo, pero que se presenta de distinta forma.

Explicación aditivos

            Los aditivos se clasifican en grupos según lo indicado en el primer dígito. Estos grupos son:
  • E1XX: Aditivos colorantes
  • E2XX: Aditivos conservantes
  • E3XX: Aditivos antioxidantes
  • E4XX: Aditivos estabilizantes, aditivos emulgentes, aditivos espesantes, aditivos gelificantes, aditivos emulsionantes
  • E5XX: Aditivos acidulantes, aditivos correctores de la acidez y aditivos antiaglomerantes.
  • E6XX: Aditivos potenciadores del sabor
  • E9XX: Aditivos edulcorantes y otros tipos de aditivos que no encajan en ninguna de las clasificaciones anteriores.

¿Son seguros los aditivos alimentarios?

       Es una duda que toda persona se ha hecho alguna vez al leer los aditivos alimentarios contenidos en cualquier producto… ¿Son seguros los aditivos? Sí, al menos con los estudios científicos que tenemos a día de oy, se puede decir que son seguros los aditivos alimentarios, unos más que otros… ¡Que no cunda el pánico! Todos y cada uno de estos aditivos han pasado rigurosísimos controles científicos para certificar su inocuidad, al menos en las cantidades empleadas en los alimentos, las cuales están estrictamente controladas y reguladas por las leyes anteriormente mencionadas.

Los hay que pueden causar hiperactividad en niños, o incluso se han detectado algunas alergias, pero el número de gente que sufre efectos adversos debido a los aditivos es excesivamente pequeña además de tratarse de casos en los que se han consumido cantidades de aditivo muy superiores a las estipuladas por la ley; por tanto, más que un aditivo peligroso, podríamos hablar de prácticas peligrosas a la ora de elaborar productos alimentarios los que han provocado problemas en los consumidores.

          No obstante, siempre surge la duda de “¿Si me como tres bolsas de snacks sobrepasaré el límite que puedo tomar de esos aditivos?” Pues lamentablemente, la respuesta es: puede que sí, y puede que no. Todo dependerá de la cantidad de cada uno de los aditivos alimentarios que tiene el producto que consumas. No obstante, esto también se tiene en cuenta a la hora de determinar la toxicidad de los aditivos para poder elaborar una legislación acorde a ella. Es decir, los aditivos se evalúan rigurosamente determinando las cantidades que no son tóxicas en animales, después estas cantidades se reducen mil veces y se aprueba finalmente su uso alimentario junto con muchos más análisis adicionales, en los que se tiene en cuenta la cantidad de productos que peuden contener el aditivo alimentario, la cantidad de producto que un consumidor normal puede consumir en una semana, etc. para evitar a toda costa que se sobrepase el límite máximo de consumo de un aditivo en concreto.

          Inevitablemente, la segunda pregunta será “Entonces, si rebaso el límite, ¿es perjudicial para mi salud?” aquí la respuesta también dependerá del tipo de aditivo: no es lo mismo consumir un poco más de vitamina C (E-300) que consumir un poco más de ácido bórico (E-240). En resumen, el consumo de aditivos y su toxicidad van a depender del tipo y de la cantidad ingerida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *