¿Qué diferencia hay entre mantequilla y margarina?

Alimentos saludables, procesados, aditivos... ¿Sabes lo que comes?

¿Qué diferencia hay entre mantequilla y margarina?

     A menudo nos vemos bombardeados con información de estos dos alimentos entre los cuales a simple vista encontramos muy pocas diferencias: su aspecto es semejante y su sabor similar. No obstante, las diferencias entre ambos son notables cuando los analizamos con detenimiento. ¿Cuál es mejor? ¿Cuál tiene más beneficios para nuestra salud? ¿Cuál es el más perjudicial?

           A continuación  os enumero las diferencias más destacables entre ambas que emplearé para contestaros a esas preguntas.

MANTEQUILLA

  • Es de origen animal (se elabora con leche)
  • Contiene colesterol
  • Sus grasas son saturadas en su mayoría (Aquí os dejo un enlace donde explico qué significan grasas saturadas e insaturadas)
  • Contiene vitaminas liposolubles A, E, D
  • Aporta proteínas
  • Más sólida que la margarina
  • Contiene carotenos



MARGARINA

  • Es de origen vegetal (se elabora con aceite vegetal)
  • No contiene colesterol
  • Sus grasas son insaturadas en su mayoría
  • No contiene vitamina D (se pueden añadir vitaminas artificialmente)
  • No aporta casi proteínas
  • Más untuosa que la mantequilla
  • No contiene carotenos

Una vez vistas las diferencias, debemos hacer hincapié en que ambas tienen el mismo aporte energético (unas 750kcal/100g). Ahora bien, ¿cuál de las dos se recomienda? ¿cuál de las dos es «menos» perjudicial? La respuesta es: se recomiendan ambas y ninguna es por que la otra.

     En cuanto a la mantequilla, tenemos un producto muy calórico y con colesterol «malo», pero el cual sigue siendo igualmente importante en una dieta equilibrada. No obstante, si padecemos de un exceso de colesterol, convendrá evitar este producto, de modo que la mantequilla es un producto que se debe consumir en pequeñas cantidades y manteniendo siempre una dieta equilibrada.

     Por otra parte tenemos la margarina, un producto que sigue teniendo un elevado aporte calórico pero que contiene ácidos grasos poliinsaturados que nos ayudan a reducir ese colesterol «malo». Por tanto, este producto bien podría ser un sustituto en personas que tengan el colesterol elevado, siendo igualmente importante recordar que se debe consumir en pequeñas cantidades (¡muchas calorías!) y con una dieta equilibrada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *