Carnicerías y luces: cómo engañar a la vista del consumidor

Alimentos saludables, procesados, aditivos... ¿Sabes lo que comes?

Carnicerías y luces: cómo engañar a la vista del consumidor

     ¿Alguna vez te has preguntado por qué la zona de las carnicerías en los supermercados tiene una iluminación distinta? Si nunca lo has notado, la próxima vez que vayas al súper, presta atención a las lámparas que se utilizan: son de un color rosado, muy distintas de la iluminación normal que podemos ver en otros lugares.

¿Y qué necesidad hay para poner luces rosadas en las carnicerías?

     Pues bien, su importancia es crucial para la venta de la carne que se exhibe en los expositores, pues hace que tenga un mejor aspecto, un mejor color que llama mucho la atención del consumidor, quien finalmente la comprará si le resulta apetecible. Puedes ver una de estas luces pinchando aquí.



¿Cómo se va a hacer una carne más apetecible con una luz?

El disco es capaz de dividir los colores de la luz

Pues bien, aquí es donde llega la parte científica, la cual simplificaré al máximo para ir directo al grano. Solo hay que tener en cuenta dos cosas: Primera, la luz blanca es una luz con muchísimos colores juntos. Esto lo podemos apreciar en la superficie de un CD o cuando hay un arcoiris: la luz del sol (que pese a no ser blanca, nos sirve de ejemplo) se divide en varios colores: morado, verde, azul, etc. Y segundo, el color que percibimos de las cosas es la luz que reflejan, por ejemplo: la silla la veo verde porque la luz verde es la que refleja ese objeto, el lápiz lo veo amarillo porque la luz amarilla es la que refleja ese objeto.

     Ahora es cuando a alguien realmente ingenioso se le ocurrió jugar con las luces. Sabemos que no todas las luces son iguales. Las hay más amarillas, más blancas, o incluso de colores. Rojo, amarillo, azul, etc. Recordemos que la luz blanca es la suma de todas los colores de las luces (luz amarilla, luz verde, roja, etc.) y por tanto al dividirla, nos saldrán todos los colores, pero… ¿Qué pasa si dividimos, por ejemplo, una luz amarilla? Pues que nos dará menos colores, porque no los tiene todos.

¿Y por qué una luz roja va a cambiarle el aspecto y no una amarilla por ejemplo?

     Pues porque la carne posee tonalidades rosadas, lo que significa que reflejará solo las tonalidades de ese mismo color, y por tanto, si la iluminamos con una luz de los mismos tonos, resaltará mucho más su color, pero si la iluminamos con una luz amarilla que no contiene la luz rosada, no podrá reflejarla y se verá extraña. Así se puede conseguir que una carne cuyo aspecto no fuera del agrado del consumidor consiga venderse. Aquí tenéis un ejemplo con la luz azul:

Iluminando con luz rosada
Iluminando con luz azul

¿Hay alguna forma de comprobar esto fácilmente? Porque suena muy raro…

     ¡Por supuesto! Solo te hará falta un rotulador azul (permanente), un trozo de film y un móvil con flash.

    1. Corta un trozo de film que cubra el flash del móvil.
    1. Píntalo y colócalo en el flash.
    1. Repite el proceso hasta conseguir que el flash del móvil proyecte una luz azul intensa.
  1. Apunta a la carne con la luz.

     ¿Tiene el mismo aspecto la carne? ¿Resulta igualmente apetecible? Pues este mismo truco es el que se usa en las carnicerías. Y no solo se limita a estos establecimientos; las tiendas de ropa son también grandes “estrategas de luces”, haciendo que sus productos sean más atractivos. ¿Cuántos habéis comprado una prenda de ropa pensando que era de un color y al llegar a casa resulta que el color era distinto? Tranquilos, vuestra vista no os falla: ¡es el juego de luces!

¡Muchas gracias por leer! Si os habéis quedado con alguna duda, queréis que profundice más o tenéis algún tema del que os gustaría que hablase, dejadme un comentario 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *