¿Es buena la leche cruda?

Vaca pastando
Vaca pastando

Últimamente se está poniendo muy de moda la leche cruda, de cualquier especie, ya sea leche cruda de vaca, leche cruda de oveja… El caso es que todas están despertando un gran interés entre los consumidores por sus supuesta “mejor composición nutricional” para la salud, sin saber que esto entraña graves riesgos

¿Por qué no es tan buena la leche cruda?

La leche, al ser extraída del animal, es absolutamente inocua. Es decir, esta no contiene microorganismos patógenos que nos pueda provocar ninguna infección o toxiinfección, pero hay un problema: una vez la leche sale al exterior se contamina.



¿Por qué se contamina la leche?

Porque en el ambiente existen multitud de microorganismos, así como en las ubres del animal y cualquier otra superficie. Los microorganismos que se introducen en la leche pueden no ser patógenos, pero existen muchos otros que sí, como por ejemplo la salmonella.

¿Y por qué se está poniendo de moda la leche cruda?

 

Leche de vaca

Lamentablemente, esto se debe a algo parecido a lo que ocurre con la leche sin lactosa y la gente que la consume (aún siendo tolerantes a la lactosa)… Nos referimos a la gran desinformación que existe relacionada con la alimentación y los alimentos, ya que estamos hablando, en algunos casos, de comprometer nuestra salud.

¿No tiene ningún beneficio consumir leche cruda?

Esto es lo más desquiciante: no es mejor, nutricionalmente hablando, la leche cruda que la leche pasteurizada. Es más, la leche no se pasteuriza, se le realiza un tratamiento llamado UHT, que significa Ultra High Temperature, que se traduce por “temperatura ultra alta”, es decir, que la leche se somete a una elevada temperatura durante un tiempo muy corto.

La principal ventaja de este método es que NO destruye ningún factor nutricional presente en la leche, pero en cambio, es suficiente para destruir cualquier microorganismo patógeno capaz de alterar nuestra salud.



¿Y qué has de la leche homogeneizada?

 

Leche de vaca

Leche de vaca

Todas las leches que se comercializan bajo las siglas UHT (la gran mayoría) son homogeneizadas, pero esto no es más que un simple proceso físico donde se agita la leche de una forma muy controlada para que los glóbulos grasos presentes en ella se homogeneicen para evitar la coalescencia, es decir, que se agreguen los glóbulos de grasa y se forme una película sobre la leche, que no sería más que la misma grasa de la leche separada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *